Futuro adverso para adultos mayores por COVID-19

Los adultos mayores de Jalisco tienen un escenario adverso: la propagación creciente del coronavirus COVID-19 y el desmantelamiento en curso del Seguro Popular, un sistema que se hacía cargo de la atención médica de una buena parte de ellos.

La Organización Mundial de la Salud (OMS) ha advertido que son el sector poblacional más vulnerable ante este coronavirus y quienes tienen más probabilidades de padecer síntomas de gravedad en caso de contraerlo

“Todavía tenemos mucho por aprender sobre la forma en que afecta a los humanos, pero parece que las personas mayores y las que padecen afecciones médicas preexistentes (como hipertensión arterial, enfermedades cardiacas o diabetes) desarrollan casos graves de la enfermedad con más frecuencia que otras”, informa en su portal.

El coronavirus COVID-19 arriba en un momento particularmente difícil para Jalisco, pues en el estado se estima que uno de cada cuatro miembros de ese grupo poblacional dependían del ahora extinto Seguro Popular para cubrir sus requerimientos médicos.

Pero en enero de 2020, el Seguro Popular desapareció para ser sustituido por el Instituto de Salud para el Bienestar (Insabi), un nuevo esquema de atención médica que, según lo han advertido las autoridades locales, ha presentado muchas deficiencias en su arranque e implementación.

En agosto de 2013, el Consejo Estatal de Población de Jalisco (Coepo) emitió una ficha técnica en la que diagnostica a los sistemas de salud que se están haciendo cargo de la cobertura de los adultos mayores jaliscienses.

“Según el Módulo de Condiciones Socioeconómicas (MCS) de la Encuesta Nacional de Ingresos y Gastos en los Hogares (ENIGH) de 2012, el 54.0 por ciento de la población del estado, de 65 años o más estaba afiliada al IMSS, 3.8 por ciento al ISSSTE y 0.7 por ciento a alguna otra institución pública o privada; cabe destacar que un 24.8 por ciento está inscrita al Seguro Popular”. El 16.7 por ciento restante no tendría ninguna cobertura.

Riesgo en la ciudad para adultos mayores

En el 2013, Jalisco contaba con 513 mil 497 personas de 65 años o más, pero hasta agosto de 2019 se estima que han crecido a 605 mil 803, esto significa que poco más de 150 mil adultos mayores estarían atravesando por el proceso de desintegración del Seguro Popular, para pasar a las filas del aún incompleto Insabi.

Los municipios del Área Metropolitana de Guadalajara son los que albergan a nivel estatal la mayor cantidad de adultos mayores.

De acuerdo con una ficha informativa del Instituto de Información Estadística y Geográfica del Estado de Jalisco (IIEG), del 27 de agosto de 2019, los municipios con la mayor cantidad de adultos mayores son Guadalajara, con 146 mil 389; Zapopan, con 85 mil 505; Tlaquepaque, con 36 mil 748; Tonalá, con 22 mil 431; y Tlajomulco de Zúñiga, con 20 mil 068.

Por lo que una propagación sin control del coronavirus en el sector poblacional de la tercera edad podría generar un problema importante para el sistema médico en esos municipios de la metrópoli de Guadalajara.

Ahora bien, el IIEG también advierte que en Jalisco hay municipios cuyo nivel de envejecimiento ha hecho que casi uno de cada cinco de sus pobladores pertenezca a la tercera edad (65 años o más).8 Casos confirmados de coronavirus en Jalisco

Por ejemplo, en Cañadas de Obregón y Quitupan, donde el 15.9 por ciento de sus habitantes son adultos mayores; al igual que en Atenguillo, con el 16.4 por ciento; Cuautla, con 16.5 por ciento; Guachinango, con 16.6 por ciento; Huejúcar, con 17.7 por ciento; Ejutla, con 17.9 por ciento; El Limón, con 18.7 por ciento; Santa María de los Ángeles, con 18.9 por ciento; y Totatiche, con el 19.4 por ciento de la población.

El Director General de la OMS, Tedros Adhanom Ghebreyesus, declaró el 16 de marzo de 2020 que “es una enfermedad grave. Si bien los datos de que disponemos apuntan a que los mayores de 60 años son quienes mayores riesgos corren, ha habido víctimas mortales entre jóvenes e incluso entre niños”.

El portal de la OMS se lee que “por lo general, los síntomas de la COVID-19 son leves, sobre todo en los niños y los adultos jóvenes. No obstante, también pueden ser graves y obligan a hospitalizar a alrededor de uno de cada cinco infectados”.

La mortalidad

En la conferencia de prensa del 29 de febrero de 2020 sobre el avance del coronavirus en México, Gustavo Reyes Terán, titular de la Comisión Coordinadora de Institutos Nacionales de Salud y Hospitales de Alta Especialidad del Gobierno de México, compartió información sobre el riesgo de mortalidad que presentan los adultos mayores ante el COVID-2019.

“En la serie más grande que se ha publicado básicamente de China, los mayores de 80 años tienen una probabilidad del 14.8 por ciento de mortalidad.

“Los mayores de 70 años tienen una proporción de alrededor de 8 por ciento de letalidad o de mortalidad, los mayores de 60 años tienen 3.6 por ciento de letalidad, los menores de 60 años básicamente es menos del dos por ciento, esto contando como denominador en la ecuación al total de personas detectadas”, dijo.

Cabe la posibilidad de que estas tasas de mortalidad sean en realidad menores, pues se presume que la cantidad de personas infectadas es mayor de lo que se tiene detectado.

“Si este denominador aumenta (…) porque hay muchos casos asintomáticos que no se detectan y muchos casos con enfermedad leve que nunca van a buscar una atención médica; entonces, muy probablemente todos estos porcentajes todavía disminuyen en cada grupo de edad”, señaló.

Con información de: Reporte Indigno