No duele, si lastima…

Vida Diaria

Rosa Elena

Como si el pueblo fuera el culpable de lo que sucede, como si la patria no fuera  suficientemente generosa y noble, como si este México lindo y querido no tuviera ya bastante con aquellos que le han maltratado, hoy vemos que hay quienes se duelen por vivir en la República mexicana.

En redes sociales circulan algunos mensajes que dicen, “Me duele ser mexicano”, “Me duele vivir en este país”, “Me dueles México”.

Seguramente ese sentir es por todo lo que se han tenido que vivir y las locuras de los hombres del poder que se preocupan más por sus pleitos políticos que por progreso del país y bienestar de su gente, pero  ¿por qué en lugar de culpar y renegar de México no luchamos para  los culpables de las desgracias que este país ha vivido paguen?

¿Qué estamos haciendo nosotros por este bello país?, la verdad  no se vale solo denostar, renegar, culpar sin siquiera actuar para que nuestro entorno pueda mejorar.

Con el orgullo de ser mexicana digo que no duele serlo y a nadie debe dolerle haber nacido y vivido en esta suave patria, México no es culpable de haber tenido malos gobiernos y que el pueblo muchos abusos haya permitido.

Todos los males que se tiene y han tenido es culpa de la ambición de los hombres  no de la nación que mucho nos ha dado y que poco hemos valorado.

No duele vivir en este bello país, caminar su suelo, respirar su aire y mirar su cielo, lo que duele es el desamor a la patria, que poco hagamos para ya no lastimarle.

Duele que olvidemos la frase de DON BENITO JUAREZ GARCIA, “El respeto al derecho ajeno es la paz”, y muchas veces no respetemos ni siquiera a los nuestros.

Duele que sigamos dando malos ejemplos a las nuevas generaciones, que no eduquemos correctamente a los niños y ellos vean que se puede robar, ofender, maltratar y luego si algo sale mal a otros culpar.

México no duele, al contrario, se siente en la piel, lo que lastima es cómo le hemos maltratado, el desinterés que tenemos por su pueblo, el hacer las cosas al ahí se va, el ver y no actuar.

Lástima que nos acostumbremos a no respetar lo ajeno, a quedarnos con lo que no es nuestro, querer que este país siga siendo paternalista, el sometimiento por unas dadivas, los malos actos, la impunidad que generó tanta inseguridad, eso es lo que duele y lo que debería cambiar para que este México pueda mejorar.

No es cuestión de que digamos que nos duele ser mexicanos, que nos duele México si poco actuamos y más criticamos.

Nuestra nación es grande, más grande que sus problemas, mucho más que quienes le han mancillado y con todo lo que le han saqueado y maltratado con este país no han acabado.

Claro que no duele vivir en México, ser mexicano, lo que lastima es que poco hagamos para verlo vigoroso, que no sepamos elegir correctamente nuestros gobernantes, que no aceptemos nuestra responsabilidad, que siempre busquemos culpables a pesar de saber dónde estuvo el mal, eso es lo que duele y es lo que lastima a esta nación.