LOADING

Palabra Clave

El Mundo

La pregunta sobre ciudadanía en el censo, la nueva batalla de Trump contra los migrantes

julio 11, 2019

Fuente: Newsweek

El presidente Donald Trump busca por diferentes medios que la polémica pregunta sobre la nacionalidad de los ciudadanos aparezca en los formularios en el censo de población del 2020, pese al rechazo de la justicia del país y aunque su gobierno informó que ya habían comenzado a imprimirlos.

 “Es muy importante para nuestro país que la pregunta muy simple y básica ‘¿Eres ciudadano de los Estados Unidos?’ se pueda hacer en el Censo de 2020. El Departamento de Comercio y el Departamento de Justicia están trabajando muy duro en esto, ¡incluso el 4 de julio!”, escribió el mandatario en Twitter este jueves, previo a la fiesta nacional del país.

Trump ya había adelantado que su administración busca hacer “todo lo que sea necesario” para que la pregunta sea incluida y este día el medio Axios reportó que considera incluso emitir un decreto presidencial.

“La administración está considerando la conveniencia de una orden ejecutiva que aborde la necesidad constitucional de que la cuestión de la ciudadanía se incluya en el censo de 2020”, dijo una fuente anónima al portal.

 Sus acciones pretenden dar vuelta atrás a la decisión de la Corte Suprema de Estados Unidos del jueves pasado de bloquear temporalmente pregunta en el censo porque los argumentos del gobierno eran insuficientes.

¿Por qué es importante?

El censo de Estados Unidos se realiza, según la constitución del país, cada diez años y pregunta sobre los indicadores demográficos habituales, así como la pertenencia a un grupo étnico o racial. Sin embargo, el tema de la nacionalidad no aparece en los formularios desde 1950.

Un texto publicado en Newsweek México en septiembre del año pasado explica que esta decisión forma parte de una narrativa antiinmigrante de la Casa Blanca y encendió las alarmas por cuestión a la baja participación de las personas indocumentadas, que temen que si participan en este ejercicio podrían ser “fichadas” por agencias gubernamentales que los perseguirían después.

“Activistas que luchan contra de la medida consideran que la pregunta de la ciudadanía complica aún más algunos de los retos con los que ya se enfrenta el Censo: algunas personas cambian con frecuencia de domicilio —por ejemplo, los trabajadores del campo que van de ciudad en ciudad de acuerdo con las temporadas de cosecha—; algunas requieren de formas del Censo en idiomas diferentes al inglés, y algunas se niegan a responder porque no confían en que su información se mantenga confidencial”, detalla el texto.

Técnicos de la Oficina del Censo estimaron que entre 1.6 y 6.5 millones de inmigrantes, en su mayoría de origen hispánico, eludirían el censo o mentirían en su respuesta.

 Esos resultados falsos, alegan los críticos, terminarían por afectar la representación en el Congreso de estados con fuertes comunidades de inmigrantes, reduciendo también su acceso a fondos federales.

Leave a Comment

Your email address will not be published. Required fields are marked *