LOADING

Palabra Clave

#Editoriales Mario Vargas Suárez

UNAM ¿de siempre?

septiembre 14, 2018

Mario Vargas Suárez

A principios del mes de la patria, todavía en el sexenio del que se va, sucedieron hechos vandálicos en las instalaciones de la prestigiada Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM), alta Casa de Estudios establecida en 1551, casi al principio de la época colonial. El nombre inicial fue Real Universidad de México y en 1595 se convirtió, mediante bula papal, en la Real y Pontificia Universidad de México.

En los hechos de la UNAM, según información mediática, por lo menos hay dos víctimas, una que falleció y otra más que estuvo por lo menos una semana en el hospital. Aunque paradójico, los más de 300 detenidos por las agresiones a los estudiantes del Colegio de Ciencias y Humanidades (CCH) que se manifestaban frente a la Torre de Rectoría de la institución, fueron liberados por las autoridades policíacas de la Cd. de México.

Los hechos trajeron a la mente aquellos jóvenes no mayores de 22 años de edad, identificados como Los Anarquistas, que una vez más, repitieron sus excesos, esta vez el 1 de diciembre de 2012 en las inmediaciones al Palacio Legislativo de San Lázaro, cuando el de Atlacomulco tomó posesión como titular del Ejecutivo Federal y, pese a que la policía capitalina los detuvo, tampoco los consignó. Aquella vez, como este 3 de septiembre, simplemente la policía los dejó en libertad mediante el pago de una multa de tan solo 600 pesos.

Desde su aparición Los Anarquistas fueron identificados como un grupo de choque con gente muy joven, con tareas específicas y alquilados al mejor postor para hacer desmanes de la naturaleza que les encargaran.

La característica de la poca edad de quienes formaron el grupo de Los Anarquistas, les garantizaba la detención policial momentánea, ya que la modificación a la ley capitalina en este renglón, solo permitía el pago de una multa simbólica. Información mediática infería que algún partido político estaba infiltrado en su control.

Los hechos de la UNAM del 3 de septiembre, para muchos fue novedad, aunque para los universitarios no fue un acto sorprendente, puesto que pese a su amplio presupuesto que permite mantener su propia policía, existen bandas delincuenciales, según estudiantes, maestros y directivos de esa casa de estudios.

Con sesenta y ocho años de edad, Karla Moreno, ahora radicada en la capital de Tamaulipas, afirma que hacia 1970, como estudiante de la licenciatura en Pedagogía en la Facultad de Filosofía y Letras, fue testigo de que en el estacionamiento de su facultad, un condiscípulo se quejaba de que al salir de clase e intentar abandonar la universidad, se percató que le habían robado el motor de su vochito.

Antes y ahora, si usted camina por ciertas áreas de la UNAM, puede tener la suerte de que una patrulla universitaria le conmine a dejar el área porque puede ser víctima de robo hasta con violencia.

Las famosas “islas” -localizadas en dirección de la Facultades de Medicina, Derecho, etc., a la Rectoría- todos los universitarios y visitantes saben muy bien que esa zona es un ‘picadero’, -un área donde se comercializa todo tipo de drogas que ahí mismo se consume-.

Hace unos meses Televisa exhibió un reportaje sobre la venta y consumo de drogas en Las Islas de la UNAM. En el video entrevistan a un estudiante de la carrera de Derecho que encaró primero a la policía universitaria del caso omiso a las denuncias y, con cámara de video en mano fueron señalados dos vendedores de droga, que rápidamente se alejaron del lugar. Pero hasta ahí.

La misma casa de televisión no dio detalles posteriores sobre la suerte del denunciante, y se puede inferir fácilmente que las mafias que operan en la universidad hayan buscado de alguna forma evitar nuevas denuncias.

Padres de familia, maestros y directivos universitarios tienen la presunción de que de alguna forma los delincuentes que operan hacia el interior de la Casa de Estudios, están protegidos por algunos políticos. Sin embargo se consideran incompetentes para sostener una acusación formal.

Mientras, las autoridades de esta administración de la UNAM, están actuando en serio cuando se inconformaron por la puesta en libertad de los detenidos por la policía capitalina, pero también organizaron una manifestación gigante en contra de los porros.

Las acciones correctivas en la UNAM ya iniciaron y por lo pronto dos personas más, quienes presuntamente participaron en la agresión a estudiantes del pasado 3 de septiembre, también fueron expulsados, por lo que suman 19 los sancionados.

En un comunicado oficial, la universidad dejó en claro “…continuará con la investigación, búsqueda e identificación de los participantes en dichos sucesos, y hará públicos los resultados”.

Tags:

Notas Relacionadas

Leave a Comment

Your email address will not be published. Required fields are marked *