LOADING

Palabra Clave

#Editoriales

UN ‘SANTIMBANQUI’ EN LA POLÍTICA TAMAULIPECA. 

agosto 9, 2017

EMPRENDEDORES POLÍTICOS 348. 

POR: Humberto Zúñiga López. 

 

-ALEJANDRO GUEVARA COBOS SOLICITÓ LICENCIA PARA BUSCAR LA DIRIGENCIA PRIÍSTA EN TAMAULIPAS. 

-EL PROBLEMA DE GUEVARA SERÁ ENFRENTARSE A LOS MÚLTIPLES HERIDOS POLÍTICOS QUE DEJÓ A SU PASO POR LOS PROCESOS ELECTORALES.  

Cada vez que sale a relucir el nombre de ALEJANDRO GUEVARA COBOS, me viene a la mente la frase del escritor y filósofo estadounidense, ERIC HOFFER:

“La gente que muerde la mano que los alimenta, normalmente lame la bota que los patea”.  

Este martes, quizá con la bendición de su amigo PEÑA NIETO (¡ah, para amiguitos!), ALEJANDRO GUEVARA COBOS solicitó licencia para contender en el proceso de selección del presidente sustituto de de partido. 

A lo mejor le dieron luz verde para tener ambas encomiendas. Vaya usted a saber. 

Según dijo el mantense, la idea es estar en igualdad de circunstancias que el resto de sus compañeros aspirantes, como el tacaño de SERGIO GUAJARDO; el acusado de relaciones peligrosas ÓSCAR LUEBBERT; el jovenazo que se incorpora a las grandes lides LUIS ENRIQUE ARREOLA VIDAL; el riobravense y a quien le han negado esta oportunidad varias veces JUAN ALONSO CAMARILLO y al exdelegado priísta en MATAMOROS ROBERTO GONZÁLEZ BARBA. 

GUEVARA es de los que no dan paso sin huarache, así que sabe que puede prescindir de la diputación federal y retornar cuantas veces le permita la ley, sin que ello demerite sus ingresos, que la verdad, ni los ha de requerir con el manejo de sus empresas que le han generado buenos dividendos con el gobierno federal actual. 

Y aunque el aspirante no es nuevo en política, puede considerarse un ‘SANTIMBANQUI’ porque muchos lo consideran un charlatán, al no cumplir sus promesas de campaña, mucho menos sus compromisos y titiritero de su séquito de jóvenes valores que aspiran a incorporarse con su apoyo a la política. 

El ‘saltimbanqui’ era considerado en los tiempos del Coliseo Romano como un hombre de poca sustancia, pero GUEVARA aprovecha lo poco sustancial de su persona y lo multiplica para su beneficio, llevándose de encuentro a quien le obstruya su paso con tal de cumplir sus propósitos. 

Se sube a las tarimas (tribuna del CONGRESO DE LA UNIÓN, o a los escenarios en campaña) y comienza a pregonar o a divertir al gentío, sin darse cuenta que sus discursos del CAMBIO ya no son efectivos. 

Esa palabra ya la aplicó el PAN y su candidato en el 2016, hoy gobernador de TAMAULIPAS, FRANCISCO GARCÍA CABEZA DE VACA. 

El problema de GUEVARA es que ha dejado muchos heridos políticos de muerte a su paso por los cargos de elección que ha ocupado. 

Basta con ir a SOTO LA MARINA, a GONZÁLEZ, a TULA, JAUMAVE o el resto de los 17 municipios que integran el sexto distrito que representa, para que les platiquen sus desventuras; las promesas incumplidas de quien ahora aspira a dirigir a los priístas. 

Por eso repito la frase de ERIC HOFFER:

“La gente que muerde la mano que los alimenta, normalmente lame la bota que los patea”.  

Y eso de patear quizás sea literal, porque si fuera tan amigo del mandatario federal, bien podría haberlo acomodado en una Secretaría de estado, una subsecretaría o al menos una dirección general que le permitiera movilizarse por la entidad sin mayor problema. 

Pero ante las circunstancias políticas que vive TAMAULIPAS, esta acción se interpreta más como mandarlo al ruedo con los leones en el Anfiteatro Romano. 

El legislador sabe que no se enfrenta a un reto sencillo. No cuando hoy la oposición es su propio partido, que ni una pestaña levanta ante las propuestas del GOBIERNO DEL CAMBIO para objetarlas; menos lo hará él porque en la elección que se avecina le restregarán en la cara su nula atención a la militancia. 

Le adjudicarán a su partido el abandono que el Presidente PEÑA los tiene, así como el imitador de CLAVILLAZO, ENRIQUE OCHOA REZA, quien ni una sola ocasión ha venido a TAMAULIPAS a reunirse con sus gente, la poca gente de hueso colorado que les queda. 

Solo vino a calentar la silla durante el sexto informe del gobernador de ese entonces, EGIDIO TORRE CANTÚ; posó para los medios prometiendo volver en un mes…y hasta hoy hace como que la virgen le habla. 

No imagino a GUEVARA COBOS ofreciendo todas las facilidades a los tamaulipecos para sembrar mariguana o amapola para sacarlos de pobres como lo declaró para TELEVISA, a un servidor, en MIQUIHUANA. 

Se le cerró el mundo al legislador o de plano pensó que le iban a aplaudir este anuncio. 

Nadie lo apoyó. Ni siquiera el coordinador de los diputados priístas tamaulipecos, EDGARDO MELHEM. 

La pregunta de hoy sobre GUEVARA COBOS es: ¿quién lo impulsa para aventarse al ruedo? 

Seguro es el mismo PEÑA, quien luego de la noqueada que el dirigente nacional panista, RICARDO ANAYA le dio a ÓSCAR LUEBBERT, le restó muchas posibilidades de ser el elegido, a pesar de ser quien iba a la cabeza. 

El tres ves legislador mantense primero había dicho que sí, que sí el entraba para dirigir al PRI; luego que siempre no, al darse cuenta que no podría contender para la senaduría al ser juez (no podría ser parte) en  la selección de los candidatos en el 2018. 

Pero ahora vuelve a querer ser noticia. 

A ver cómo lo reciben los de su partido, porque terminó siendo odiado por un grueso sector de la militancia. 

Tags:

Notas Relacionadas

Leave a Comment

Your email address will not be published. Required fields are marked *