LOADING

Palabra Clave

#Tamaulipas Portada

¿Qué oculta El Cielo?

julio 25, 2016

Ciudad Victoria, Tamaulipas.- En Tamaulipas existen un sin fin de criaturas e historias míticas, desde hombres gigantes, una mujer que llora clamando por sus hijos (la llorona), pájaros gigantes, indios de tribus prehispánicas que aún viven entre los cerros, etcétera, sin embargo esta vez es algo diferente.

Esta ocasión nos referimos al ejido San José, mejor conocido por los turistas tamaulipecos y extranjeros como la Biosfera del Cielo.

Donde se afirma que más de tres ocasiones, los habitantes han sido testigos de avistamientos de “discos” voladores y brillantes en lo alto de la sierra, mejor conocido como Objetos Voladores No Identificados (OVINIS).

Esta es la historia de un poblador de este ejido, ubicado a 27 kilómetros sierra adentro de Gómez Farías, se trata de José Isabel Nava Hernández.

A sus 53 años de vivir en el poblado, afirmó que más de un residente ha tenido avistamientos “aunque sea de lejos” con OVNIS.

“Aquí los hemos visto como a las 10 u 11 de la noche es cuando pasan los OVNIS, los vemos clarito, son como unas bolas luminosas, aquí han pasado bajito, bajan se paran aquí y cuando hablas tú y dices, ¡mira lo que viene ahí!, se eleva, parecieran escucharte, te escuchan, se van, se levantan y más abajo se van bajando”, exclamó.

El único “requisito” para poder verlos, indicó que es solamente el cielo este totalmente despejado.

“Aquí puedes ver unos 6 o 7, no son satélites, nosotros los conocemos, no son satélites, los puedes ver que esté bien estrellado el cielo, que no esté nublado y si los vas a ver, si se ven, no tenemos miedo, ya estamos acostumbrados”, citó.

Narró una experiencia personal, en la que se encontraba en un lugar conocido como “El Cañón del Platanal” con un grupo de hombres, ahí estaban trabajando en el corte de palma: “El Cañón del Platanal, ahí asustan, ahí aterrizan los OVNIS y yo lo vi donde iba a aterrizar, yo lo vi, alumbró todo el cañón están como del tamaño de una cabaña, son bolas que iluminan muy bonito, es como si fuera la luz de un carro”, explicó dirigiendo sus manos haciendo señas mostrando como las luces del cielo hacen sus recorridos.

Señaló que en otra ocasión en este mismo cañón, un grupo de aproximadamente 6 hombres tuvieron otro avistamiento “mítico”, durante su plática dijo que fue un perro de apariencia misteriosa lo que hizo que los trabajadores tuvieran duda de qué estaban viendo.

“Nosotros andábamos cortando palmilla en ese cañón, vimos que en donde teníamos una casa de campaña con nuestros lonches de repente vimos un animal que salió de adentro de la casa de campaña, era un perro negro con orejas acoyotadas y atrás de la casita de campaña se desapareció, lo vimos todos, éramos como 6 que lo vimos y fuimos, teníamos unos perros pero ni escándalo hicieron, ellos no vieron nada, vimos nosotros que el perro salió de adentro y fuimos a ver pero el cierre de la tienda de campaña estaba cerrado y ya después ya no vimos nada”, narró.

Durante su estancia de 53 años en este ejido, confirmó que la Biosfera del Cielo ha tenido varias situaciones históricas, sin embargo, reiteró que sus pobladores no sienten miedo, pues “es un lugar muy hermoso, es un regalo de Dios vivir aquí”.

Con temor a perder credibilidad ante los medios de comunicación, al equipo de La Expresión contó que otro de los avistamientos de este lugar es que a los choferes que trasladan a los turistas montaña arriba, al momento de bajar solos hay una criatura que los acecha.

“Aquí hay una subida que le dicen La Colmena, de Alta Cima (otro ejido), hacia arriba de aquí son unos 4 kilómetros, entre medios de Alta Cima y San José más o menos, ahí dice un chavo que ha subido con camionetas que se le sube un mono y que se le sienta adentro a un lado y lo lleva abrazado, el siente la mano pero no lo ve nada, es una mano peluda y dicen que cuando se sube el habla, les dice, párate me voy a subir, y se para y de repente ya está adentro, no abre la puerta, los choferes platican que vienen manejando pero con el miedo, con el puro miedo”.

Bastan 53 años para vivir en ejido San José para tener estos tipos de historia, José Isabel Nava Hernández se dedica a realizar recorridos turísticos en este lugar y en conjunto con su hija, realiza los recorridos de cuatro horas en los diferentes destinos locales que tiene el ejido.

A las versiones de don “José Isabel”, mejor conocido como “El Greñas”, se le unieron varios ejidatarios, afirmando que sus declaraciones son ciertas.

Otra de las historias de este lugar es que sus animales fueron en su tiempo, víctimas de un animal desconocido, ubicado entre las historias de todo Tamaulipas como “El Chupacabras”.

“El Chupacabras, ese sí hallamos los animales muertos, les hacían un agujero en la cabeza, pero el animal estaba enterito, era puro becerro, nunca lo vimos, el animal amanecía muerto nomas, no fue ningún murciélago, fue otra cosa”, citó.

El ejido San José, conocido como la Reserva de la Biosfera del Cielo está ubicado a 27 kilómetros sierra arriba de Gómez Farías, con un recorrido de 3 horas aproximadamente solamente en camionetas 4X4.

La población de aquí es aproximadamente 160 personas, la mayoría dedicadas al campo turístico.

Este lugar se caracteriza por tener aparejos turísticos como cuevas, arroyos naturales y paisajes únicos.

Los cuatro recorridos que conforman a la Biosfera del Cielo son:

Una roca gigante con forma de elefante, dos cuevas, la del agua y la del infiernillo, el Cerro de La Campana y el vivero con manantiales.

La flora que existe en esta zona son las Orquídeas, Pino, Magnolia, Alamillo, Encino, Roble, Encino Blanco, Encino Escobillo, Maple, Duraznos, Manzanas, Andrina Chabacana, Naranjo y Peras.

Fauna conformada por Oso Negro, Jaguar, Puma, Ardillas, Ajoles, Guajalote de Monte, Guajolote Paisano, Chachalacas, Armadillo, Zorrillo, Tlacuaches, Zorras, Gato de Monte, Cascabel, Murciélagos y Guacamayas.

El costo de cada cabaña asciende de 150 a 200 pesos por persona, cada cabaña tiene capacidad para 6 a 12 personas.

Cada recorrido individual tiene un costo de 250 pesos y el costo de la camioneta 4X4 con viaje redondo desde Gómez Farías al ejido de ida y vuelta es de mil 500 pesos.

Para mayor información contactarse con Oliver, quien es chofer de la ruta de acceso al ejido (831-898-16-96) o con la guía turística Sarahi, con ella se pueden comunicar al número (831-898-1706).

Para finalizar, los pobladores del ejido San José, pidieron a la población del Estado el cuidar y coadyuvar en la preservación de las reservas naturales de Tamaulipas, esto para que se siga reactivando el turismo y la economía en estos lugares.

El Cielo (1) El Cielo (4) El Cielo (3)

 

Con información de: Antonio González Yong/Reportero

Tags:

Notas Relacionadas