Mentiras y traspiés

Maremágnum

Mario Vargas Suárez

 

 

Hace unos días los usuarios de redes sociales difundieron la noticia de que una joven mujer, casada, madre de familia y muy aficionada a Facebook, fue encarcelada en la prisión preventiva de la capital cueruda.

La nota también se transmitió en la televisión local y estatal, argumentando que el esposo al llegar de su trabajo, encontró no solo el hogar desaseado, sino los hijos prácticamente abandonados, sin comida y a la joven madre ‘metida en su celular’, por lo que el ofendido reclamó arrebatando el Smartphone y tirándolo al sanitario.

Ella, lejos de reconocer algo, emprendió a golpes contra el fiel esposo trabajador, por lo que hizo a los vecinos llamar a la policía que raudos y veloces acudieron en auxilio del vapuleado marido, quien sin dudarlo presentó la querella por injurias, golpes, lesiones, más lo que resulte, por lo que fue encarcelada y de ahí las imágenes que se publicaron.

A nivel nacional la nota fue alterada por Televisa cuando difundió este singular caso argumentando que la joven mujer, fue remitida a prisión porque no barría su casa, con el colofón “¿estas son las autoridades de Tamaulipas que permiten que sus instituciones practiquen el machismo?”

Lo anterior tiene relación con un hecho que ha salido de las fronteras mexicanas y que no es otra cosa más que una nueva escena del show electoral, cuyos ‘protagonistas del poder’ están utilizando en su afán desesperado por ganar votos.

Quizá aquello de que “El que pega primero, pega dos veces” intentó ponerse en práctica, pero se me hace que no midieron las consecuencias adyacentes.

El hecho es que la sobrina del expresidente Carlos Salinas de Gortari (1988-1994), Claudia Ruiz Massieu Salinas, en su calidad de Secretaria General del CEN del PRI, se presentó en las oficinas de la Organización de Estados Americanos (OEA) en Washington, D.C., para entregar un expediente contra Ricardo Anaya Cortés, para solicitar a la presidencia del uruguayo, Luis Almagro su intervención.

Unos afirman que la intención es que el organismo difunda el expediente entre los estados miembros de la organización. Otras voces dicen que se abra un expediente para que desde ese escenario se investigue lo que la Procuraduría General de la República en México, no ha podido hacer.

La realidad es que dudo mucho que la OEA u otro organismo mundial pueda realizar una investigación judicial sobre el caso del ya candidato a la Presidencia de la República, Ricardo Anaya.

Aunque la OEA tiene como pilares la promoción de la democracia; la defensa de los derechos humanos; garantizar un enfoque multidimensional a la Seguridad; un fomento al desarrollo integral y la prosperidad; y apoyo a la cooperación jurídica interamericana, por lo que no veo el espacio donde encaje este organismo interamericano.

Lo central de la acción del PRI ante la OEA, es que la excanciller Claudia Ruiz Salinas, pese a conocer el tema de las relaciones exteriores, se haya prestado no solo a ir a la capital estadounidense, sino a la entrega del expediente contra el candidato presidencial, lo que dice mucho de la incapacidad del gobierno mexicano para poder hacer las imputaciones legales al queretano.

Tanto el Poder Ejecutivo, como la Procuraduría General de la República, con la acción de la Secretaria General del PRI, pone en evidencia la debilidad del gobierno peñista, ante la comisión de delitos.

Los que piensan, tienen por conclusión que a sabiendas que la OEA no puede hacer nada con el expediente entregado por Claudia Ruiz Salinas, lo que gana su partido y por lo tanto su precandidato -todavía- José Antonio Meade Kuribreña, son reflectores, son planas de fotos, nominaciones en los espacios mediáticos.

El precio que tenga que pagar el tricolor y por consiguiente, su candidato, pudiera ser muy alto, porque el elector reflexivo, quien lee detrás, por encima y por debajo de lo que se publica, obtiene conclusiones bien pesadas.

En otras, la visita a la OEA, puede revertirse y favorecer a otros, como los candidatos independientes, registrados para la presidencia de México, que no solo pudieran alcanzar al candidato del PRI, sino que la amenaza es que se valla más abajo.

Noticias Relacionadas