Fin de ególatras

EL PUNTO ES…

Daisy Verónica Herrera Medrano

 

 

EL PUNTO ES… Que el culto a la personalidad podría llegar a su fin entre los gobernantes tamaulipecos a través de una iniciativa de ley que pega a los ególatras y por supuesto a quienes ilegalmente se promocionan políticamente con dinero del Estado.

Lo anterior luego de que el diputado local emanado del Partido Nueva Alianza, ROGELIO ARELLANO BANDA, promovió el miércoles una Reforma para evitar prácticas propagandísticas de funcionarios al inaugurar una obra pública.

Dicha acción legislativa se refiere a la Ley de Obras Públicas y Servicios Relacionados con las mismas para el Estado, cuyo fin es erradicar las prácticas propagandísticas de los funcionarios públicos, quienes al ejecutar una obra de este tipo, regularmente proponen que sea “bautizada” con su nombre o lo colocan en una placa inaugural, atribuyéndose así el mérito de la acción.

¿Cuántas calles tenemos en Tamaulipas con el nombre de los ex gobernantes? ¿Cuántas placas colocadas en los edificios públicos con el nombre de los ex´s? ¿Cuántas escuelas? ¿Hospitales? ¿Cuántos?

Si bien, me parece justo reconocer el buen trabajo que los gobernantes realicen y darles el mérito al señalar que durante tal sexenio se avanzó en esto o en aquello, se inauguró tal o cual obra, lo que no me parece justo es que con recurso de las y los tamaulipecos se “levanten el cuello” para “chapulinear”.

La reforma propuesta dijo el diputado ROGELIO ARELLANO, busca inhibir las prácticas antidemocráticas y el uso político de los recursos públicos, esto me parece acertado y urgentemente necesario.

La reforma también habla de prohibir la publicidad pagada con el dinero de los tamaulipecos, para que cuando se decida ejecutar una obra pública sea solo con la intención de solucionar un problema social.

En Tamaulipas, me parece que el último Gobernador que no tenía afán de protagonismo y estaba exento del culto a la personalidad fue EMILIO MARTÍNEZ MANAUTOU, quién no dejó que durante su mandato se le pusiera su nombre a ninguna calle, tiempo después algún oficioso le puso su nombre a alguna obra, pero en vida, el doctor nunca lo habría permitido.

EL PUNTO ES … Que hoy, el Gobernador FRANCISCO GARCIA CABEZA DE VACA, retoma esa mesura que estuvo ausente en los gobernadores, pues incluso sin estar vigente la reforma apenas propuesta, él no ha aceptado que las placas inaugurales de las obras públicas lleven su nombre inscrito.

COMENTARIOS:

elpuntoesdaisyherrera@hotmail.com

Noticias Relacionadas