Por esta razón no debes soplar a las velitas en tu cumpleaños

Soplar lasvelas del pastel cada cumpleaños es una costumbre que data desde el siglo XVIII en Alemania, cuando se colocaban dos velas para celebrar el Kinderfest,; estas representaban la luz de la vida y los años venideros del que cumplía años.

Estas tenían que estar encendidas durante el día y se reemplazaban cuando se consumían, al final de la jornada los niños las apagaban de un soplido…

Sin embargo, de acuerdo con un estudio realizado por la Universidad de Clemson, en California (EU), esta tradición  incrementa en un 1400% las bacterias en la superficie del pastel y al momento de repartirlo a los invitados, es muy posible que se transfieran del tracto respiratorio de un individuo a otro.

Los especialistas recrearon una fiesta de cumpleaños para comprobarlo, donde se recabaron muestras de la cobertura del pastel y de esta manera empezar un cultivo.

Según Paul Dawson, líder de la investigación, lo más sorprendente fue que el crecimiento de los microorganismos variaba, es decir, en unas muestras aumentaron 14 veces respecto al control y en otras, más de 120.

Por alguna razón algunas personas transfieren muchas bacterias, mientras que otras no. Y aunque esta circunstancia parece muy desagradable, los especialistas afirmaron que “la probabilidad de enfermarse es mínima”, pues estas bacterias no son dañinas.