Ex-secretario privado de Egidio enriqueció en el servicio público

Ciudad Victoria, Tamaulipas.- Unas propiedades y negocios en Tamaulipas y Nuevo León son los beneficios obtenidos por José Isauro Flores Rivera desde que llegó como secretario privado del ex gobernador Egidio Torre Cantú hasta ocupar la comisión estatal de Protección Contra Riesgos Sanitarios (Coepris).

De iniciar como empleado de un almacén en el municipio de Reynosa, sus encargos fueron creciendo rápidamente hasta llegar a Ciudad Victoria como secretario privado de quien gobernaría la Entidad por seis años.

Desde entonces los señalamientos de corrupción fueron convirtiéndose en el curriculum de Flores Rivera, por lo que tras ser acusado de haber utilizado el nombre de Egidio Torre Cantú para realizar negocios personales fue cesado del área más cercana a las oficinas del ejecutivo.

Sin embargo, el favor realizado años atrás a Torre Cantú le permitieron recibir nombramiento en enero del 2014 como titular de la Coepris en Tamaulipas.   

Uno de los casos que fueron documentados ocurrió en el municipio de Reynosa en donde utilizaron actas de verificación falsas con logotipos de la Secretaria de Salud y del Gobierno de Tamaulipas para simular el cobro por los trámites.

Los señalamientos de prestanombres para mantener sus negocios no son ajenos, y en ello estarían involucrados su padre José Manuel Flores González y su esposa Karina de Alejandro Leal de Flores Rivera.

De acuerdo a la información consultada en el Instituto Registral y Catastral de Nuevo León, González Flores es propietario de un lote de 106.59 metros cuadrados, ubicado en la avenida Ejército Constitucionalista de la colonia Antonio I. Villarreal en el municipio de Monterrey, Nuevo León.

Así como de un departamento ubicado en el edificio marcado con el número 2978 de la avenida Las Torres del Topo Chico en el fraccionamiento del mismo nombre, en el municipio de Monterrey Nuevo León.

Además de un lote de más de 341 metros cuadrados ubicado en la unidad habitacional Lázaro Cárdenas del mencionado municipio.

El precio de las operaciones de compra-venta según los notarios públicos Raúl Ricardo Pedraza Rodríguez, Raúl Pérez Maldonado del Bosque y Rafael Muñoz Hernández fueron por 130 mil pesos, cuatro millones de pesos y el último fue producto de una donación.

Aunque expertos inmobiliarios aseguran que estas cantidades no coinciden con la transacción real, ya que al reducir el costo buscan evadir impuestos.

La evasión de responsabilidades es otra forma de operar de Flores Rivera, ya que para poder realizar inversiones ha utilizado el nombre de su esposa Karina de Alejandro Leal, cuyo registro federal de contribuyentes AELK830527PN6 la ubica como propietaria de un restaurante denominado “El Duque y La Marmota” ubicado entre la avenida Eugenio Garza Sada y avenida Loma Larga numero 1892.

Según la Dirección general del Registro Público de la Propiedad y del Comercio en el estado de Nuevo León este negocio fue escriturado por el notario público José Luis Farías Montemayor.

La sociedad está integrada por la esposa del ex secretario privado de Torre Cantú y por Gilda Belinda Villarreal González, así como por Emiliano Pimentel Morado, Sonia Rodríguez Villarreal, y los hermanos Rosa Isabel y Cruz David Aguirre Mellado.

“El Duque y La Marmota” fue establecido en el 26 de junio del año 2015, sin embargo, desde octubre del año pasado se encuentra cerrado, aunque con el inmobiliario en su interior.

Los propietarios de otros negocios dentro de la misma plaza aseguraron que la renta mensual asciende a los 30 mil pesos, y que para continuar ocupándolo requieren continuar con los pagos.

La versión de que se continúa rentando fue confirmada por el guardia de la plaza comercial, quien agrego que continuamente se veían llegar camionetas con logos o placas de circulación de Tamaulipas.

Aún cuando el negocio se mantiene cerrado debe continuar generando ganancias utilizándose como “empresa fantasma” para facturar y deducir impuestos ante el Servicio de Administración Tributaria.

Flores Rivera quedó al descubierto cuando en la recta final del gobierno egidista por conducto de la Secretaría de Finanzas logró que le fuera otorgada a su esposa la cantidad de un millón de pesos por un convenio de publicidad con la empresa “Producciones e Impresiones de Tamaulipas”.

Y aunque el número de proveedor 504632 no revela el nombre del propietario, en un documento al que se tuvo acceso refiere que se trata de la página electrónica www.reporte43tamps.com, cuyo dominio fue registrado a nombre de Karina de Alejandro el 22 de marzo del 2013.

Desde entonces la familia Flores de Alejandro obligó a los empleados a firmar contratos de confidencialidad para cubrir la identidad de su periódico en línea, según algunas fuentes consultadas.

José Isauro Flores Rivera vivía en el municipio de Reynosa, pero al llegar al gobierno de Tamaulipas su residencia la cambió a uno de las zonas exclusivas de Victoria; el fraccionamiento Residencial Campestre.

Hoy “Pepe” Flores sin perder la costumbre de utilizar los puestos públicos para su beneficio personal, le recuerda a Mikel Arriola Peñalosa el paso de ambos por la Comisión de Protección Contra Riesgos Sanitarios (Coepris) para que le otorgue un cargo dentro del Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS), de la cual esté ultimo es director general.

Con información de Alejandro Paz/La Expresión

Noticias Relacionadas