Necesidad de predios… Expone a fraude de 25 mdp

Ciudad Victoria, Tamaulipas.- Por la necesidad de poseer uno de dos mil predios familias entregan hasta un millón de pesos mensuales a un activista social, sin conocer a los propietarios o recibir a cambio algún documento que les dé garantía de sus pagos.
Luis Hinojosa Tapia calla la situación en que se encuentran las diez hectáreas que invadió y lotificó, y sólo amenaza con despojar –sin ser dueño- de los lotes a aquellas personas que no cubran la cuota mensual de 500 pesos.
Las personas acuden a dicho lugar con la esperanza de tener suelo legal, con un costo final de 12 mil 500 pesos cada terreno, es decir, que por la invasión de diez hectáreas convertidas en dos mil lotes, el activista obtendrá hasta 25 millones de pesos.
Sentado sobre una piedra que se encuentra a la sombra de una enramada, Sergio Mascorro Moreno narra la forma en que solicitan el terreno ante Hinojosa Tapia o sus “secretarias”.
“Usted paga 500 pesos al inicio, de terreno chico, va y deposita a Famsa, y ya como nosotros somos solicitantes estamos esperando del transcurso de hoy al jueves o al viernes a lo mejor nos toca que nos designen nuestro lote, entonces por esa razón estamos aquí presentes”, explicó.
Mascorro hasta el momento ha realizado el pago de mil pesos, por lo que espera estar en la lista de beneficiarios de uno de los dos mil lotes.
Aunque no existe garantía de que les sea entregado el lote, así lo afirma Jesús Barrón, quien sin dejar de trabajar con su pala señala que Hinojosa Tapia les dice en cada reunión que de no pagar o habitar se les va a quitar el predio para entregarlo a otra persona.
“A veces viene este señor, y dice que si uno no paga, que si uno no tiene los solares fincados los va a recoger y que no se qué, pues uno hace la lucha para pagar pero hay que echarle los kilos”, cuenta.
Para Miguel Zapata no existe alguna garantía legal que les permita obtener de vuelta su dinero, porque solamente cuentan con los comprobantes que da la empresa Famsa tras realizar pagos a la cuenta 1933286 a nombre de Luis G. Hinojosa Tapia.
¿Qué garantía tienen de haber realizado esos pagos?, se le pregunta.
“Pues hasta ahorita ninguno, no ha habido ningún recibo de parte de ellos para nosotros, pero púes con la esperanza de que se haga el terreno, pues aquí andamos.”, responde.
Sin embargo, afirma que le han realizado llamadas “de parte del líder” para saber si está al corriente con los 500 pesos mensuales.
Con el ruido del machete y el “rumbido” del motor de algunas camionetas la incertidumbre crece en el lugar, sin embargo, para Ruperto Ibarra Hernández lo importante es tener el terreno aún cuando se desconozca si existe algún propietario.
¿De quién son?, se le pregunta a Ruperto mientras en su mano derecha empuña un martillo.
“Pues no, yo digo, mi manera de pensar es que me interesa el terreno y que se metan los servicios y todo eso”, explica.
¿Pero deben tener un dueño?
“Deben de tenerlo o a lo mejor, no, nose, será algún apoderado. Pienso yo”, confía.
Cuestionado sobre que les dice la persona a la que le depositan el dinero, solo atina a responder: “Para nada, de eso, no nos dice nada, que son de él, no nos dice que son de él”, finaliza.
A la entrada otras familias esperan, mientras que otros platican con los tripulantes de una camioneta roja que solo preguntan:
¿Usted ya se anotó en la lista?, y al recibir una respuesta positiva, afirman que no tendrán ningún problema para obtener el terreno.

Con información de: Alejandro Paz/La Expresión

Noticias Relacionadas