Para qué la fiesta…

Tinta Negra

Alfredo Guevara

 

Aunque pudiera decirse que cada vez que hay un proceso eleccionario, la mayor parte de los recursos de inconformidad, juicios de revisión constitucional o procedimiento especial sancionador de urgente resolución generalmente son contra el Instituto Electoral de Tamaulipas o bien, el Tribunal Electoral del Estado, la realidad de las cosas es que no es así. El verdadero conflicto lo enfrentan hacia el interior, los diferentes partidos políticos, sobre todo el Partido Acción Nacional, tomándose en cuenta que si bien es una instancia o autoridad interpartidista, sus miembros activos o militantes, se ven en la necesidad de acudir ante el Tribunal Electoral del Estado para dirimir las diferencias o defender sus derechos político-electorales, derivado de los actos o la toma de decisión del partido del que forman parte. Desde luego que, cuando “le dan palo” al Partido, como ellos pregonan el término en su vocabulario jurisdiccional, no lo festejan como cuando la Sala Regional o la Sala Superior del Tribunal Electoral del Poder Judicial de la Federación le revoca un acto al IETAM e incluso, al Tribunal Electoral del Estado. Es decir, eso no lo cacarean y medios a medios de comunicación. Las estadísticas lo dicen todo. Tan solo el 2014 el Tribunal Electoral del Estado dio entrada a 139 recursos de defensa de derechos político-electorales del ciudadano, es decir, desde él TE-RDC-006 al TE-RDC-144 para ser más precisos. También del 145 al 2015, es decir, 71 más presentados en ese mismo año, y del TE-RDC-01 al TE-RDC-132 del año pasado. Entre algunos de los recursos presentados en el 2014, destaca por ejemplo el que presentaron GABRIELA GARCÍA RAMÍREZ y CANDELARIO ALANÍS CHAPA, cuando denunciaron la ilegalidad de la convocatoria que en su momento emitió el Secretario General en funciones de presidente, con fecha 15 de octubre, que daría paso a la celebración de la primera sesión extraordinaria  del Consejo Estatal para elegir la Comisión Organizadora de la elección de Comité, firmada por PABLO CANTÚ HINOJOSA. O bien, cuando se inconformaron panistas a quienes no se les aceptaba o negaba su inscripción ante el Registro Nacional de Militantes del CEN del PAN. Las inconformidades son variadas. Ante el Tribunal Electoral llegaron otras, como el recurso que presentó AGUSTÍN CHAPA TORRES que con todo y eso, se ratificó a CÉSAR VERASTEGUI OSTOS como presidente del CDE del PAN en Tamaulipas. La autoridad electoral de Tamaulipas, dio cuenta hasta de problemas relacionados con recursos de aquellas facturas falsas e incluso, de la suspensión de tres años, a los derechos políticos de FRANCISCO JAVIER GARZA DE COSS. En pocas palabras, la cantidad de recursos de inconformidad que llegan al Tribunal Electoral en contra de Instancias como el IETAM, sobre todo ahora que está de por medio el Proceso Electoral Ordinario 2015-2016, no se compara con los que se han interpuesto en contra de partidos como Acción Nacional sus propios miembros activos, adherentes o simples militantes como simpatizantes, quien ocupa el primer honroso lugar, en cuanto al número de recursos para la defensa de los derechos político-electorales del ciudadano, de al menos el 2014 a la fecha. Sin embargo, cuando al PAN le enmienda la plana la autoridad electoral y se ve obligado a acatar el sentido de la resolución no lo festeja. Calla. Para ser más precisos, del 2014 al 2015, el Tribunal Electoral del Estado dio entrada 345 recursos para la defensa de los derechos políticos del ciudadano, es decir, de inconformidades de gente que milita o simpatiza en el Partido Acción Nacional, que no está de acuerdo con la toma de decisiones, los actos del Comité Directivo Estatal o sus dirigentes y de los que en su mayoría, la autoridad jurisdiccional le concedió la razón. La cifra de recursos que tiene el PAN en su contra, de su propia militancia, no tiene punto de comparación con las presentadas contra el IETAM o el Tribunal Electoral, aunque cada vez que les revocan las decisiones tomadas, los panistas hacen fiesta. La forma en que gobierna, dirige, toma o impone sus decisiones le ha costado. Desde políticos con amplia trayectoria hasta simples militantes y simpatizantes del PAN se han ido. De ello hay pruebas en cada uno de los 43 municipios. Y es que, lejos de buscar los mecanismos para seguir dañando a las instancias electorales, lo que el PAN debería hacer es idear una estrategia de convencimiento al electorado, a su propia militancia. De las instancias electorales no van a obtener votos ni tampoco las convencerán de las propuestas de los candidatos panistas. Así que, lo más recomendable, es que dejen tanto al IETAM como a los magistrados del Tribunal Electoral del Estado realizar su trabajo. Si no están de acuerdo con la forma de actuar de Consejeros y magistrados, ya conocen las instancias jurisdiccionales a las que pueden recurrir y de donde por ciento, también les han enmendado la plana. El buen juez, por su casa empieza. Las diferencias están adentro, no en frente. En fin.

alfredoguevara0@gmail.com

Noticias Relacionadas